Simbiosis pictóricas

Dentro del paisaje urbano, cientos de miles de composiciones en papel transitan diariamente. En el caso de los afiches adheridos a los muros, estos terminan comportándose como entes autónomos capaces de renovarse y dispersarse con facilidad.

A partir de esta observación surgió el proyecto de introducir la imagen de la pintura Alba en la Bóveda Celeste y retratar su proceso de transformación. Se utilizaron 1000 afiches en papel del 100 X 81 cm. La primera fase del proyecto se desarrolló a finales del año 2012 en Bogotá, utilizando la ciudad como un laboratorio introduciendo los afiches en sus paredes. Durante el año 2013 se realizaron registros fotográficos en diversos instantes de las múltiples intervenciones.

Cada fotografía describe el desgaste, la erosión y las intervenciones de espectadores y del entorno sobre la imagen, generándose una propuesta visual autónoma.